Back
Image Alt
  /  Investigación   /  E-commerce de México en el TLCAN

E-commerce de México en el TLCAN

302

El comercio electrónico (E-commerce) consiste en la compra y venta de productos  o de servicios a través de los medios electrónicos, tales como internet y otras redes informáticas. 

En el marco de la renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de Norte América (TLCAN), uno de los temas principales de discusión entre los tres países es el comercio electrónico, el cual no existía en 1994  cuando entró en vigor. 

Fue  a partir de principios de este siglo que el comercio electrónico tomó fuerza y sobre la marcha se crearon normas en los países que integran el TLCAN pero que no son similares.. 

El E-commerce ha llegado a todas las capas de la sociedad con una actividad económica que mueve miles de millones de dólares cada año. En 2015, el comercio electrónico en México alcanzó un monto de poco más de 257 mil millones de pesos, un aumento de 59 por ciento en relación con lo alcanzado en 2014, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI).

Y de las compras por internet que hicieron los consumidores mexicanos en 2016, el 61 por ciento fue a proveedores estadounidenses, según un estudio de la AMICI.

Pros y contras 

En la búsqueda de mejorar las herramientas tecnológicas y de infraestructura para agilizar el transito fronterizo, los beneficios se darán en caso de llegar a un mejor acuerdo, en la reducción de costos de operación, menos impuestos, reducción de tiempos de envío y el costo del usuario final.

En este proceso será necesario homologar los topes de montos de adquisiciones antes de que se generen impuestos. Y es que  un comprador mexicano tiene como máximo 50 dólares en productos norteamericanos antes de que se aplique el impuesto de importación, en cambio si el comprador es norteamericano tiene derecho a comprar hasta 300 dólares sin pagar dicho impuesto. 

Estados Unidos busca elevar el tope del monto antes de impuestos a 800 dólares. Así será para los consumidores de las tres naciones, aunque posiblemente no lo sería para los gobiernos, ya que perderían un ingreso fiscal por esa ampliación.

 A México no le resulta esto favorable si consideramos la enorme entrada de dinero que obtiene a través de este impuesto. Al final el usuario será el beneficiado al contar con una apertura de marcas más amplia que pueden dar un precio. 

Eliminar los aranceles en el comercio electrónico, dará beneficio a pequeñas empresas o productores independientes expandan sus productos a los otros países de manera más sencilla para abaratar costos al consumidor final.  

México debe de tener un acceso a internet de mejor calidad para que crezca su comercio electrónico así como también mejorar el servicio postal mexicano en los tiempos de entrega, rastreo y la seguridad de los envíos que aun no cumplen con el objetivo de calidad para poder un mejor comercio electrónico. 

Para los comercializadores nacionales, una mayor apertura al e-commerce significará un reto en materia de competitividad. Y es que 6 de cada 10 compradores mexicanos de productos internacionales, hacen la adquisición porque el precio es mejor a nivel internacional, además de que  los productos que hay en otros países son más exclusivos o simplemente hay marcas que no tienen presencia en México.